Nro del 17 de Marzo de 2003 PORTADA QUIÉNES SOMOS PODCAST ARCHIVO
 
  Edición
  actual
  Reportajes
  Acentos
  Análisis
  Diálogos
  Grandes
  plumas
  Ecobreves
  Galería
  Vídeo
  Contactos
  Permisos
  de uso

La portada de "The Silent Shout"
Crédito: Unicef
Conectate
Minas antipersonales
Las minas terrestres antipersonales son artefactos mortales que están al acecho de sus víctimas, protegidas por la invisibilidad. Cada año miles de personas inocentes son víctimas de estas "armas convencionales" cuya letalidad no disminuye al terminar las guerras. Y aunque hay una fuerte campaña internacional para eliminarlas, el problema persiste.

En Internet abundan las fuentes de información sobre las minas terrestres antipersonales y sus efectos. Uno de los sitios web, el especial de la Organización de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) "The Silent Shout" (Grito silencioso), explica en cifras la naturaleza del problema: en 68 países del mundo hay 115 millones de estos artefactos ya sembrados en la tierra. Una vez colocados, pueden estar activos por décadas.

Según esas cifras unas 100 millones de minas podrían estar almacenadas, y 2,5 millones son colocadas cada año. La colocación de minas inutiliza la tierra y dificulta los procesos de pacificación. Pero además causa muerte o heridas a unas 2.000 personas por mes. De ellos 30 a 40 por ciento son niños. Unicef estima que hay una mina por cada 12 niños en el mundo.

Una mina puede fabricarse por unos tres dólares, dicen en este sitio web de Unicef. Pero para eliminarla deben ser invertidos 1.000 dólares.

"Básicamente, una mina es una pieza hueca con una carga en su interior y un dispositivo de fuego. De forma heterodoxa podría definirse como una caja que contiene explosivo y que estalla bajo la presión de un cierto peso", recuerdan en el sitio sobre "Enemigos invisibles, campos de la muerte" que explica las características de estos artefactos.

El problema de las minas es de magnitudes, y eso impulsó la firma de una Convención sobre la prohibición, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción, que según información disponible en Internet tenía hasta enero de 2002 146 firmantes y 131 ratificaciones.

Este documento compromete a sus Estados parte a no usar minas antipersonales, y a eliminar o a asegurarse de la eliminación de todos los artefactos existentes

*

Ingresa tu correo electrónico y recibe gratis el boletín semanal de Tierramérica
Reportajes
El agua no es una mercancía
Acentos
Nicaragua remueve minas y alienta la paz
Grandes Plumas
Puebla, la hora de la verdad
P & R
“Hay que escuchar al desierto”
Ecobreves
BRASIL: Conocen muy poco de biodiversidad...
CUBA: Limpian río habanero...
VENEZUELA: Al rescate del caimán del Orinoco...
AMERICA LATINA: Expertos agrícolas se reúnen en Costa Rica...
EL SALVADOR: Reclaman compromiso por el agua...
HONDURAS: Ley forestal enciende debate...

Violencia contra activistas ambientales

El tsunami asiático

Bromuro de metilo

 

Copyright © 2014 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados