Nro del 06 de Setiembre de 2010 PORTADA QUIÉNES SOMOS PODCAST ARCHIVO
 
  Edición
  actual
  Reportajes
  Acentos
  Análisis
  Diálogos
  Grandes
  plumas
  Ecobreves
  Galería
  Vídeo
  Contactos
  Permisos
  de uso


Crédito: Claudius
Análisis
La electricidad limpia yace bajo nuestros pies
Por Lester Brown

Una fabulosa fuente de energía se encuentra 10 kilómetros bajo nuestros pies, señala en esta columna el premiado ambientalista y escritor Lester Brown.

WASHINGTON, 6 sep (Tierramérica).- El calor concentrado en los casi 10 kilómetros superiores de la corteza terrestre contiene 50.000 veces la energía combinada de las reservas mundiales de petróleo y gas. Pero sólo se aprovechan unos 10.700 megavatios de la geotermia.

En parte por el predominio del petróleo, el gas y el carbón, que ofrecen combustible barato si se omiten los costos del cambio climático y la contaminación del aire, se invierte poco en el desarrollo de fuentes geotérmicas.

En la última década, este tipo de energía creció apenas tres por ciento anual.

Casi la mitad de la capacidad de generación se encuentra en Estados Unidos y Filipinas. Casi todo el resto pertenece a Indonesia, México, Italia y Japón. Sólo 24 países convierten energía geotérmica en electricidad.

El Salvador, Islandia y Filipinas obtienen, respectivamente, 26, 25 y 18 por ciento de su electricidad de centrales geotérmicas.

El potencial eléctrico, de calefacción y de calor industrial es vasto.

Buena parte de la riqueza geotérmica se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico (Chile, Perú, Colombia, México, Estados Unidos, Canadá, Rusia, China, Japón, Filipinas, Indonesia y Australia), en el africano Gran Valle del Rift (Kenia y Etiopía) y en el Mediterráneo oriental.

Más allá de la generación eléctrica, unos 100.000 megavatios geotérmicos se consumen directamente, sin convertirlos en electricidad, para calefaccionar hogares, invernaderos y calderas industriales: los baños termales de Japón, las viviendas de Islandia y los invernaderos de Rusia.

Un equipo interdisciplinario de 13 científicos e ingenieros reunidos en 2006 por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) evaluó el potencial de generación eléctrica geotérmica en Estados Unidos.

Apoyado en las técnicas más avanzadas que usan empresas petroleras y gasíferas, el equipo estimó que es posible desarrollar la energía geotérmica a escala masiva.

Se trata de perforar la corteza de rocas calientes e inyectar en ella agua, que se extrae luego supercalentada para alimentar una turbina a vapor.

Según el equipo del MIT, con esta tecnología Estados Unidos obtendría suficiente energía geotérmica para satisfacer 2.000 veces sus necesidades eléctricas.

Aunque todavía es costosa, esta técnica puede usarse casi en cualquier parte para convertir el calor geotérmico en electricidad. Australia es líder en plantas piloto que la utilizan, seguida de Alemania y Francia.

Para que Estados Unidos aproveche plenamente este potencial, los científicos del MIT estimaron que en los próximos años el gobierno tendría que invertir 1.000 millones de dólares en investigación y desarrollo, aproximadamente el costo de una central eléctrica a carbón.

Pero mientras esta técnica se universaliza, hay inversores promoviendo tecnologías existentes. Durante muchos años, la energía geotérmica de Estados Unidos estuvo relegada al proyecto de los géiseres del norte de (la occidental ciudad de) San Francisco. Se trata del complejo geotérmico más grande del mundo, con una capacidad de generación de 850 megavatios.

En Estados Unidos se generan más de 3.000 megavatios. Unas 152 plantas en construcción en 13 estados casi triplicarán la capacidad geotérmica del país.

Indonesia acaparó la atención en 2008 cuando anunció un plan para desarrollar una capacidad geotérmica de 6.900 megavatios. Filipinas también planifica varios proyectos.

En África, Kenia es el líder. Ahora puede generar unos 100 megavatios, y prevé 1.200 más para 2015. Esto casi duplicaría su actual capacidad de generación eléctrica de 1.300 megavatios, considerando la suma de todas las fuentes.

Japón, con una capacidad total de 535 megavatios, fue uno de los primeros líderes. Ahora, tras casi dos décadas de inactividad, este país muy conocido por sus miles de baños termales, está volviendo a construir centrales geotérmicas.

Alemania tiene cinco pequeñas plantas de este tipo, y unas 150 en ciernes. “Las fuentes geotérmicas pueden satisfacer unas 600 veces las necesidades de electricidad de este país”, dijo Werner Bussmann, director de la Asociación Geotérmica Alemana. Actualmente se usan mucho las bombas de calor para calefaccionar y para refrigerar y lo hacen con un consumo de electricidad entre 25 y 50 por ciento menos que los sistemas convencionales.

Esta técnica aprovecha la notable estabilidad de temperatura que tiene la corteza terrestre cerca de la superficie y la usa como fuente de calor en invierno, cuando la temperatura del aire es baja, y como fuente de refrigeración en verano, cuando el aire está mucho más caliente.

Islandia y Francia están a la vanguardia del uso directo del calor terrestre. En Alemania hay 178.000 bombas funcionando en edificios residenciales y comerciales, y se instalan unas 25.000 nuevas cada año.

Si los cuatro países más poblados del Cinturón de Fuego --Estados Unidos, Japón, China e Indonesia-- invirtieran en serio en el desarrollo de este recurso, podrían fácilmente convertirlo en una de las principales fuentes de energía del mundo.

* Lester Brown es fundador y presidente del Earth Policy Institute. Este artículo es una adaptación de un capítulo de su libro “Plan B 4.0: Mobilizing to Save Civilization”, disponible en http://www.earthpolicy.org/index.php?/books/pb4

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos
Ingresa tu correo electrónico y recibe gratis el boletín semanal de Tierramérica
Reportajes
Turistas responsables en busca del paraíso rural perdido
Ecobreves
BRASIL: Control biológico de plagas sin exterminarlas...
ARGENTINA: Reclaman ley para proteger glaciares...
HONDURAS: Reducen nivel de agua de represa hidroeléctrica...

Resguardar la seguridad alimentaria en tiempos de crisis

Después de Durban, América Latina con la mira en Río+20

Los riesgos de buscar energía en las profundidades

 

Copyright © 2014 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados