Nro del 12 de Marzo de 2011 PORTADA QUIÉNES SOMOS PODCAST ARCHIVO
 
  Edición
  actual
  Reportajes
  Acentos
  Análisis
  Diálogos
  Grandes
  plumas
  Ecobreves
  Galería
  Vídeo
  Contactos
  Permisos
  de uso


Crédito: Fabricio Vanden Broeck/IPS
Análisis
La pesca sostenible es un reto posible
Por Por Rupert Howes *

Más de 230 pesqueras, que explotan 12 por ciento de los pescados y mariscos capturados, están en alguna etapa de evaluación para obtener certificados de pesca sustentable.

LONDRES, 14 mar (Tierramérica).- Más de un cuarto de las pesquerías mundiales son objeto de captura excesiva y más de la mitad son pescadas a plenitud, estima la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La pesca abusiva es uno de los mayores desafíos para la sostenibilidad en el mundo de hoy. Y está aumentando la presión sobre este valioso recurso renovable. Hay 1.000 millones de personas que dependen de los alimentos de origen marino como única o principal fuente de proteínas animales.

Para 2050 la población mundial pasará de 6.200 millones de personas a 9.000 millones. Más gente, mayor riqueza y mayor demanda individual de alimentos incrementarán aun más esa presión. Por consiguiente, la necesidad de manejar los caladeros de manera sostenible es cada vez más urgente.

Pese al catastrofismo con el que se ha escrito sobre la industria pesquera internacional, también hay algo para celebrar. Muchas flotas operan de modo sostenible. Otras están realizando mejoras que podrían conducir a capturas más estables, y quizás también a mayores tasas generales de capturas, en algunas instancias.

El Consejo Internacional para la Gestión Pesquera Sostenible (Marine Stewardship Council, MSC) es una entidad no gubernamental que busca soluciones a la sobreexplotación pesquera, se dedica a identificar y premiar buenas prácticas y a crear incentivos para que la industria mejore su rendimiento.

Se trata de perfeccionar la situación comercial mediante una certificación y etiquetado creíbles y, lo que es más importante, ofrecer un creciente y probado ejemplo en materia ecológica.

El programa se ha ampliado: más de 230 pesqueras, que explotan más de siete millones de toneladas de pescados y mariscos (12 por ciento de la captura mundial), están comprometidas en alguna etapa de evaluación. Hay 103 empresas certificadas, y muchas están usando la certificación de MSC no sólo para mantener sus mercados, sino para ganar nuevos.

Gracias al liderazgo de actores clave de la industria y los esfuerzos de la comunidad ambientalista se logró la más espectacular evolución en el crecimiento de la demanda de alimentos marinos sostenibles, certificados y eco-etiquetados por el MSC.

Hay más de 8.000 tipos de productos etiquetados MSC en más de 70 países que sirven a un mercado de más de 2.000 millones de dólares anuales.

Muchos comerciantes, incluyendo algunas de las mayores empresas minoristas, como la estadounidense Walmart y la cadena canadiense de supermercados Loblaws, se han comprometido a obtener 100 por ciento de sus pescados y mariscos de pesqueras certificadas por MSC.

El aumento de la demanda y el creciente apoyo de los consumidores estimulan a que más empresas mejoren sus rendimientos para asegurar la obtención de los estándares del MSC.

Esta es la teoría del cambio que pone en ejecución MSC para asegurar que haya suficientes alimentos marinos para esta y las futuras generaciones.

Pero no hay soluciones absolutas para la sobrepesca. Una sólida política pública y la erradicación de la pesca ilegal, no denunciada y sin reglamentar son también vitales en el camino hacia un futuro sostenible.

Los certificadores independientes acreditados por un organismo también independiente cumplen con las evaluaciones de MSC: examinan las existencias de las especies que capturan las flotas pesqueras, el impacto ambiental de esa pesca y la calidad de su manejo.

Esos tres principios están compuestos por 31 minuciosos criterios para concretar una decisión científicamente sólida con independencia del MSC. Ningún otro programa de evaluación de la actividad pesquera ofrece el mismo grado de transparencia.

Sabemos que algunas certificaciones recientes han causado controversias. Pero existe la evidencia de que se obtiene un verdadero beneficio ambiental, gran parte del cual responde al deseo de las empresas de obtener certificados MSC.

La recuperación de las existencias de peces de la familia gádidos de Alaska (como el bacalao o el abadejo), la merluza hoki o neozelandesa y los salmones de Columbia Británica, Canadá, son prueba del adecuado manejo de los caladeros.

En caladeros controvertidos, el proceso del MSC es todavía más necesario para permitir que los consumidores identifiquen las flotas que utilizan las mejores prácticas.

Aunque tenemos una buena cantidad de cosas para celebrar, resulta claro que muchas otras necesidades deben cubrirse urgentemente si queremos asegurar la salud y la productividad futuras de nuestros océanos. Ello sólo puede ocurrir con la ayuda de nuestros socios de todo del mundo.

* * Rupert Howes, director ejecutivo del Consejo Internacional para la Gestión Pesquera Sostenible (MSC http://www.msc.org). Derechos exclusivos IPS.

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos
Ingresa tu correo electrónico y recibe gratis el boletín semanal de Tierramérica
Reportajes
Tecnología satelital para asistir a desplazados de Libia
Acentos
Industria del ladrillo confronta su contaminación climática
Ecobreves
HONDURAS: Promueven huertos comunales...
BRASIL: Escasez de lluvias norteñas se agravará en 2100...
CUBA: Sequía amenaza occidente...

Resguardar la seguridad alimentaria en tiempos de crisis

Después de Durban, América Latina con la mira en Río+20

Los riesgos de buscar energía en las profundidades

 

Copyright © 2014 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados