Nro del 05 de Setiembre de 2011 PORTADA QUIÉNES SOMOS PODCAST ARCHIVO
 
  Edición
  actual
  Reportajes
  Acentos
  Análisis
  Diálogos
  Grandes
  plumas
  Ecobreves
  Galería
  Vídeo
  Contactos
  Permisos
  de uso

Figura del dios de la muerte, Ah Puch. Mosaico de almejas e incrustaciones de jade y pirita, hallado en Topoxté, El Petén, 500-800 d. C.
Crédito: Julio Godoy/IPS
Diálogos
Mayas de El Petén se rindieron a crisis ambiental
Por Julio Godoy *

El ejemplo de los mayas de El Petén, que agotaron el suelo por la presión agrícola y el amor por la opulencia, debería hacernos considerar las consecuencias del consumo exagerado, afirma en esta entrevista el arqueólogo Richard Hansen.

PARÍS, 5 sep (Tierramérica).- Los últimos hallazgos arqueológicos de la cuenca maya guatemalteca de El Mirador refuerzan la teoría de que esa antigua civilización, constructora de ciudades formidables, desapareció por causas ambientales como la deforestación.

La exposición "Maya: Del alba al crepúsculo", que se extenderá hasta el 2 de octubre en el Musée du Quai Branly de París, consta de 150 piezas de arte y cerámica provenientes de El Mirador, en el norte de Guatemala, e ilustra la complejidad científica y artística de la civilización mesoamericana.

Las piezas –vasos, esculturas, partes de estelas (piedras talladas) y de relieves– fueron halladas recientemente en el sitio arqueológico ubicado en el norteño departamento de El Petén, cerca de la frontera con México.

Las obras pertenecen a los períodos preclásico y clásico de la civilización maya, aproximadamente entre el año 1000 antes de Cristo (a. C.) y 900 después de Cristo (d. C.).

La civilización maya se desarrolló a lo largo de unos 3.000 años desde el establecimiento de las primeras aldeas en una extensa zona: el extremo sudoriental de México –los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo y partes de Tabasco y Chiapas–, los territorios de Guatemala y Belice y el occidente de Honduras y El Salvador.

Y de hecho aún existe, pues más de cuatro millones de personas siguen hablando las muchas lenguas mayas en toda Mesoamérica.

La cuenca de El Mirador fue un sofisticado complejo urbano, con numerosas ciudades de gran extensión, entre ellas El Mirador, Nakbé, El Tintal, Wakná y la recién descubierta Xulnal, unidas por carreteras de hasta 50 metros de ancho y de varias decenas de kilómetros de longitud.

El sitio incluye edificios de hasta 70 metros de altura y volúmenes de más de dos millones de metros cúbicos, más grandes que las pirámides egipcias.

Al mismo tiempo que ilustran sobre el alto grado de desarrollo científico y artístico de los mayas, la cerámica y sobre todo la arquitectura sugieren que el colapso fue causado por la degradación ambiental de la región, sostiene el arqueólogo estadounidense Richard Hansen, director del proyecto de investigación de la cuenca de El Mirador y asesor científico de la exposición.

TIERRAMÉRICA: ¿Cuáles fueron las causas del colapso de la civilización maya?

RICHARD HANSEN: Cuando hablamos de colapso de una civilización, debemos entender la desaparición, el abandono completo de una región. Al final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Estados Unidos lanzó bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Pero en menos de tres años, ambas ciudades estaban repobladas.

En el caso de los mayas, no fue así. ¿Por qué abandonaron ciudades tan vibrantes, aparentemente tan saludables y exitosas como las de El Mirador? En general, cuando hablamos de colapsos de civilizaciones, la causa es siempre ambiental.

Ese fue el caso de Babilonia. Para regar sus campos, los pueblos de la Mesopotamia utilizaban agua de los ríos Tigris y Éufrates. Pero la agricultura intensiva esterilizó los campos. Hasta hoy Babilonia sigue abandonada. No es que uno no quiera vivir allí, es que no puede vivir allí.

Algo similar ocurrió en El Petén. Los mayas recubrieron de estuco prácticamente todos los muros y suelos de sus edificios y las superficies de sus estelas.

Los análisis de los muros que hemos realizado en El Mirador indican que, inicialmente, las capas de estuco no eran muy espesas, de dos centímetros. Pero, con el paso el tiempo, los mayas incrementaron el espesor hasta alcanzar 20, 30 centímetros. Para preparar tales cantidades de estuco necesitaban quemar mucha leña. Solo para cubrir de estuco una pirámide, necesitaban cortar todos los árboles de una superficie de unos 6,5 kilómetros cuadrados.

Ese proceso de deforestación, causado también por las necesidades de la agricultura para alimentar a una población de cientos de miles de personas, provocó la esterilización del suelo y obligó en un momento dado a los mayas a abandonar sus ciudades y emigrar.

TIERRAMÉRICA: ¿Por qué ese uso excesivo de estuco?

RH: La única explicación plausible es porque sí. Es la misma explicación para el comportamiento de la gente rica de hoy, que cree que necesita un urinario de oro en su baño. ¿Por qué conducen algunos esos vehículos pesados por el centro de Los Ángeles? Porque sí. Pero el ejemplo de los mayas debería llevarnos a considerar las consecuencias de ese consumo exagerado.

TIERRAMÉRICA: Las piezas expuestas aquí muestran el grado de desarrollo del arte maya. ¿De cuándo datan las piezas expuestas y las ciudades en las que estaban?

RH: El Mirador fue abandonado alrededor de 150 d. C. y repoblado de nuevo unos 500 años más tarde. La arquitectura de ese segundo período consiste en grandes edificios de piedra con bóvedas, esculturas y relieves, y cerámica y alfarería adornada con pintura policroma, similar a las ilustraciones de los cuatro códices mayas.

La cerámica muestra vasos y platos de uso diario, y también utensilios rituales. Creemos que toda esta alfarería fue producida en la ciudad de Nakbé, en la cuenca de El Mirador.

TIERRAMÉRICA: ¿Cuáles son los fundamentos matemáticos de la arquitectura de El Mirador?

RH: Hemos descubierto que los mayas conocían e hicieron uso sistemático de proporciones y de correlaciones para construir sus edificios. En El Mirador excavamos los complejos urbanos más vastos del continente americano de la época. Al final del período preclásico, es decir entre 350 a. C. y 250 d. C., los mayas construyeron edificios de más de 70 metros de altura y edificaron ciudades para cientos de miles de personas, conectadas por calles de muchos kilómetros.

TIERRAMÉRICA: ¿Qué representa El Mirador para la interpretación de la civilización maya?

RH: Hasta hace poco, los mayas eran vistos como un pueblo de cazadores y recolectores. Pero El Mirador muestra una civilización muy compleja, que desarrolló un lenguaje escrito, un sistema de numeración y un arte y una arquitectura extremadamente sofisticadas.

* * El autor es corresponsal de IPS.

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos
Ingresa tu correo electrónico y recibe gratis el boletín semanal de Tierramérica
Reportajes
Un tajo de cemento en la selva central de Bolivia
Ecobreves
BRASIL: Estudian calentamiento en la vida marina...
HONDURAS: ONG protegerá colibrí esmeralda...
ARGENTINA: Cuestionan ordenamiento territorial...
MÉXICO: Buscan fuentes de biocombustibles...

“Quemar la basura es derrochar recursos finitos y de energía”

\"Países en desarrollo ya hacen mucho por la biodiversidad\"

Empresas estudian riesgos y oportunidades climáticas

 

Copyright © 2014 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados