Nro del 28 de Noviembre de 2011 PORTADA QUIÉNES SOMOS PODCAST ARCHIVO
 
  Edición
  actual
  Reportajes
  Acentos
  Análisis
  Diálogos
  Grandes
  plumas
  Ecobreves
  Galería
  Vídeo
  Contactos
  Permisos
  de uso

Playa del atolón de Funafuti en Tuvalu, estado insular que puede desaparecer por la elevación del nivel del mar.
Crédito: mrlins CC BY 2.0
Acentos
El Sur le gana al Norte en lucha contra el calentamiento
Por Julio Godoy *

El mundo en desarrollo llega a la conferencia de Durban con las credenciales de haber contribuido de modo sustancial a abatir la contaminación climática.

BERLÍN, 28 nov (Tierramérica).- Los argumentos de algunos países industriales, que acusan a las naciones en desarrollo de no actuar de manera consecuente en la reducción de emisiones que causan el cambio climático, son falsos, indican estudios de renombradas instituciones académicas.

Los países en desarrollo –en particular aquellos con economías de fuerte crecimiento, como China e India– abatieron desde 1990 sus emisiones de dióxido de carbono de manera considerable y se han comprometido a disminuciones futuras proporcionalmente mayores que las de las naciones industriales.

Estos datos constituyen nuevas bases de negociación para la 17 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 17), que se celebra entre el 28 de noviembre y el 9 de diciembre en la oriental ciudad sudafricana de Durban.

El informe Comparison of Annex 1 and Non-Annex 1 Pledges Under the Cancun Agreements, preparado por Sivan Kartha y Peter Erickson, del Instituto Ambiental de Estocolmo (SEI, por sus siglas en inglés), analiza cuatro estudios de las promesas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de países industrializados (listados en el Anexo 1 del Protocolo de Kyoto) y de naciones en desarrollo.

El reporte, presentado en junio, concluye que “existe un amplio consenso en que los compromisos de los países en desarrollo implican más mitigación que los de los países industriales".

En entrevista con Tierramérica, Sivan Kartha, investigador decano de manejo de riesgos climáticos del SEI, dijo que esta conclusión “se aplica a todos los estudios y a todos los casos analizados, a pesar de la diversidad de supuestos y de metodologías empleadas para cuantificar las promesas de disminución".

Además, dijo Kartha, las reducciones reales de emisiones de naciones industriales son considerablemente menores que las promesas, pues estas incluyen reglas de medición que distorsionan los resultados, como duplicaciones, transferencia de emisiones del mundo industrial a países en desarrollo a través de importaciones de bienes manufacturados, y falsas estimaciones sobre el uso de la tierra y la reforestación.

Kartha advirtió también que las promesas globales de reducción de gases invernadero acordadas en las conferencias de Kyoto (1997), Copenhague (2009) y Cancún (2010) “son insuficientes para limitar el calentamiento global a dos grados centígrados. Es muy probable que con tales promesas, la temperatura se eleve hasta cinco grados".

Los resultados del segundo estudio, "Fair Shares: Crediting Poor Countries for Carbon Mitigation”, echan por tierra “el punto de vista convencional sobre el conflicto Norte-Sur que ha dominado las negociaciones climáticas mundiales, porque muestra que los países en desarrollo, lo hayan querido o no, participan de un modo crucial en la mitigación del carbono”.

El autor, David Wheeler, experto en economía ambiental del Centro para el Desarrollo Global (CGD, por sus siglas en inglés), dijo a Tierramérica que, según sus estimaciones, “47 por ciento del crecimiento mundial de la energía de baja intensidad de carbono desde 1990 corre por cuenta de los países en desarrollo. Sin las inversiones de esos países en energía limpia, las emisiones globales habrían sido muy superiores".

Según Wheeler, tales inversiones permitieron ahorrar 1,6 gigatoneladas (1.600 millones de toneladas) anuales de gases invernadero hasta 2008, mientras las disminuciones logradas por el mudo industrial alcanzaron 1,3 gigatoneladas.

China abatió 442 millones de toneladas, mientras las reducciones correspondientes a Estados Unidos fueron de 329 millones de toneladas, dijo Wheeler.

Kartha, quien participa de la COP 17, dijo a Tierramérica que el mundo en desarrollo debería continuar, en esencia, las políticas practicadas desde 1990, pero “mejorar su coordinación, tratando de alcanzar unanimidad y una mejor cooperación en dos aspectos clave".

“El primero es la efectividad ambiental", dijo Kartha. "Todos los países en desarrollo deberían apoyar en Durban la aprobación de un régimen internacional lo suficientemente ambicioso para frenar el cambio climático".

Se trata de respaldar con energía la propuesta que coordinaron en octubre el Grupo Africano, los Pequeños Estados Insulares, los Países Menos Adelantados y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

“Ese régimen tendría que ir más allá de las promesas hechas en la conferencia de Copenhague, que nos ponen en el camino de un aumento de hasta cinco grados, y mucho más allá de la posición del Grupo de los Ocho (G-8) que implica un riesgo de 50 por ciento de que el calentamiento global exceda los dos grados Celsius", indicó Kartha.

El G-8 está integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia.

El objetivo de Durban debe ser mantener el aumento de la temperatura media debajo de 1,5 grados, añadió.

El segundo aspecto es de la equidad, dijo Kartha. “Los Basic (Brasil, Sudáfrica, India y China) han reiterado que el régimen internacional para abatir las emisiones de gases debe ser equitativo para que funcione".

Estos países están trabajando en un documento que van a presentar en Durban y "que proporciona una base de datos reales para negociar la contribución que cada Estado debe hacer para detener el cambio climático".

“Un acuerdo coherente de los países en desarrollo", sobre lo que cada Estado, industrializado o no, debe hacer tanto en reducciones nacionales, como en acceso a medios financieros y tecnológicos para permitir un régimen internacional de mitigación, "representaría un avance formidable respecto del impracticable esquema de promesas y revisiones de Copenhague y Cancún", concluyó Kartha.

* El autor es corresponsal de IPS.

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos
Ingresa tu correo electrónico y recibe gratis el boletín semanal de Tierramérica
Reportajes
América Latina: Impulso integrador no llega al clima
Ecobreves
BRASIL: Biodiésel daña la vida marina...
MÉXICO: Proponen adaptar transporte a cambio climático...
ARGENTINA: Becas para activismo ambiental...

Nicaragua se juega el agua dulce por canal interoceánico

Códigos de barras hasta en las colmenas

Nueva York reaprovechará hasta las cáscaras de papa

 

Copyright © 2014 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados