Nro del 15 de Agosto de 2005 PORTADA QUIÉNES SOMOS PODCAST ARCHIVO
 
  Edición
  actual
  Reportajes
  Acentos
  Análisis
  Diálogos
  Grandes
  plumas
  Ecobreves
  Galería
  Vídeo
  Contactos
  Permisos
  de uso

Acentos
Irrefrenables incendios europeos
Por Julio Godoy

Cien mil hectáreas de bosques perecieron bajo el fuego en España, más de 70 mil en Portugal y unas 15 mil en Francia.

PARÍS, (Tierramérica).- Como cada verano de los últimos años, los habitantes de Europa meridional son testigos horrorizados de los incendios que consumen cientos de miles de hectáreas de bosques.

Los europeos que viven en las zonas francesas cercanas al mar Mediterráneo, en España, Grecia, Italia y Portugal observan impotentes los siniestros que no se detienen pese a las innovaciones tecnológicas en prevención y control del fuego.

En lo que va del actual verano boreal, los incendios han destruido en España unas 100 mil hectáreas de bosques, en Portugal más de 70 mil, y en Francia unas 15 mil.

De acuerdo con estadísticas oficiales de España, los incendios forestales pasaron de menos de cinco mil al año en la década de 1960, a más de 20 mil en la actualidad. La superficie afectada aumentó de manera similar, de menos de 60 mil hectáreas anuales 40 años atrás, a unas 400 mil en las peores temporadas de los últimos años.

Según el Ministerio del Medio Ambiente de España, se registra un aumento de 24,8 por ciento en los incendios de esta temporada respecto del mismo período de 2004.

También crece la cantidad de siniestros de grandes proporciones, aquellos en los que arden más de 500 hectáreas, hasta situarse en la cifra más alta del último decenio. El año pasado, las autoridades españolas contaron 13 de estos grandes fuegos y en lo que va de 2005 ya llegan a 17.

Cifras similares son válidas para la región de Francia meridional y para Portugal, Italia y Grecia.

A fines de julio, la Dirección General Forestal de Portugal informó que en el último lustro el fuego consumió 820 mil hectáreas de bosques, casi un cuarto de los 3,4 millones de hectáreas que componen el área forestal total de ese país.

La tendencia es más alarmante, pues la capacidad técnica de extinción de incendios ha mejorado considerablemente desde 1970.

Especialistas afirman que las causas de la recurrencia y gravedad del fuego son varias. Inciden factores climáticos asociados al calentamiento global del planeta, como temperaturas extraordinariamente elevadas en el verano y falta crónica de lluvias. Pero también se cuentan errores graves en los planes de reforestación, descuidos de turistas y prácticas criminales asociadas con la especulación inmobiliaria.

Estaciones meteorológicas de algunas regiones de Portugal, Francia, y España han medido este verano temperaturas superiores a los 40 grados. Esta canícula, asociada a una sequía sin precedentes, crea condiciones ideales para el fuego, a las que se suman acciones irresponsables de turistas y agricultores.

Además, durante las medidas recientes de reforestación, las autoridades cometieron el error de plantar monocultivos de coníferas, que tienden a secarse rápidamente y a arder al menor contacto con el fuego.

Alrededor de 50 por ciento de los incendios forestales que ocurren en territorio español son de origen intencional. Y el Ministerio del Interior francés informó de la detención de unos 100 pirómanos en julio y agosto, mientras en Portugal, la policía ha capturado a unos 70 incendiarios.

Según fuentes policiales francesas, los incendios provocados tienen el propósito de facilitar la obtención futura de permisos de construcción urbana.

Una vez que una zona ha perdido sus bosques por el fuego, estos permisos son otorgados más fácilmente, dijo a Tierramérica una fuente policial francesa que no quiso dar su nombre. Así, la destrucción intencional del bosque mediante fuego crea condiciones para expandir la urbanización a zonas antes restringidas.

Para Humberto da Cruz, director del Instituto de Estudios y Cooperación para la Cuenca del Mediterráneo y ex director del español Instituto para la Conservación de la Naturaleza, una manera de reducir los incendios intencionales es establecer "prohibiciones drásticas de cambios en el uso del suelo durante largos períodos después de un siniestro".

Los incendios han sido agravados por decisiones políticas.

En Francia, el ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, prohibió desde el 31 de julio el uso de aviones hidrantes del tipo CL-215 de la fabricante Canadair, después de que una de estas aeronaves se estrelló contra una montaña en la sudoriental isla de Córcega, sobre el Mediterráneo, mientras participaba en una operación contra un incendio. En el accidente murieron dos bomberos.

Sarkozy dijo que en tanto no se esclarecieran las circunstancias del accidente, la flotilla de aviones Canadair no sería utilizada, una prohibición que complica extraordinariamente la ya difícil tarea de los bomberos a lo largo del litoral mediterráneo.

En España y Portugal, los incendios también han matado personas, sobre todo bomberos.

Los incendios en Francia obligaron a suspender temporalmente el servicio de ferrocarriles y el abastecimiento eléctrico a la región mediterránea, entre Marsella y Niza, y a evacuar muchos poblados y centros turísticos.

* El autor es corresponsal de IPS

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos
Ingresa tu correo electrónico y recibe gratis el boletín semanal de Tierramérica
Reportajes
Tierras indígenas se tornan desiertos
Ecobreves
CUBA: Aprenden sobre el sol...
BRASIL: Crean dientes con células madre...
GUATEMALA: Hallan reliquias mayas...
CHILE: Ambientalistas contra secretismo oficial...
VENEZUELA: Nueva evidencia de contaminación mercurial...
HONDURAS: Comunidades se unen para combatir plaga...

Nicaragua se juega el agua dulce por canal interoceánico

Códigos de barras hasta en las colmenas

Nueva York reaprovechará hasta las cáscaras de papa

 

Copyright © 2014 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados